La Secretaría de Economía da luz verde a POSCO  para importar más acero automotriz:

El incremento va de las toneladas importadas en 2019 de 547,500, a 661,586 en 2013. POSCO  asume el compromiso de importar láminas roladas en frío, originarias de la República de Corea, independientemente del país de procedencia, se evitan las cuotas compensatorias. 

En lo que respecta a POSCO, esta empresa asumió voluntariamente el compromiso de exportar la lámina rolada en frío que produce, independientemente de quien comercialice o exporte el producto, a un precio  que no perjudico al mercado interno de México, sin exceder los límites de exportación anuales que se autorizan. 

Por lo cual la demanda de lámina galvanizada se incrementará para satisfacer los requerimientos de la industria automotriz y, por tanto, contribuirá al crecimiento del mercado nacional de lámina rolada en frío, ya que constituye el insumo principal.

La Compañía POSCO México

 Es una empresa de capital Coreano establecida en México en Diciembre de 2006, ubicada en el puerto industrial de Altamira Tamaulipas.

Su principal actividad es la fabricación y suministro de láminas de acero galvanizado principalmente para la industria automotriz y de electrodomésticos.

Su capacidad de producción inicial fue de 400 mil toneladas al año, debido a la gran demanda de sus productos en 2014, se inauguró la segunda línea de producción con una capacidad de 500 mil toneladas por año, sumando una capacidad de producción total de 900 mil toneladas anuales

México gana participación como proveedor de Acero en EEUU

          México exportó productos de acero a Estados Unidos por un volumen de 2 millones 110,000 toneladas de enero a agosto de 2020, un aumento de 1.8%, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio.

Con ello, México incrementó su participación de 11.1 a 14.2% en el total de importaciones de esos bienes en los mismos periodos de 2019 y 2020, respectivamente.

Medidas en valor, estas ventas sumaron 1,569 millones de dólares en los primeros ocho meses del año actual, su participación en valor pasó de 9.9 a 12.8%, comparando los mismos periodos.

Los resultados de México ocurren mientras se aplica una nueva regla de origen relacionada con el acero en el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), continúan problemas derivados de la pandemia de Covid-19 y Estados Unidos y China mantienen una guerra comercial.

El T-MEC obliga a que 70% del acero y el aluminio sean de la región de América del Norte. Adicionalmente, las siguientes autopartes denominadas “esenciales” deberán cumplir con 75% de Valor de Contenido Regional (VCR) en promedio: motores, chasis & body, caja de transmisión, ejes, suspensión, sistema de dirección y baterías.

EU y México logran acuerdo para el comercio de transformadores eléctricos y acero

Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo sobre comercio de transformadores eléctricos y acero, con lo que se evitó la imposición de aranceles a las importaciones mexicanas relacionadas, informó la Representación Comercial de la Casa Blanca (USTR).

“México y los Estados Unidos han concluido con éxito las consultas celebradas de conformidad con su Declaración conjunta del 17 de mayo de 2019 para abordar el transbordo de acero eléctrico de grano orientado (GOES, por su sigla en inglés) desde fuera de la región de América del Norte a Estados Unidos, a través de productos posteriores que contienen GOES”, dijo la USTR en un comunicado.

El caso consiste en que Estados Unidos inició una investigación bajo la Sección 232 sobre sus compras externas de transformadores eléctricos y otros bienes relacionados, de cuyos productos abarcados México es su principal proveedor, con envíos por 1,314 millones de dólares en 2019.

La investigación engloba las importaciones estadounidenses provenientes de todo el mundo en esa canasta de productos, en la que México tuvo una participación de 38% en el año pasado. Otros proveedores destacados fueron Canadá, China, Alemania, Corea del Sur y Austria.

A partir del cuarto trimestre de 2020 en adelante, México seguirá de cerca los envíos de estos productos a Estados Unidos.

La resiliencia de la infraestructura energética de América del Norte se ha mejorado significativamente por tener capacidad de producción de acero eléctrico dentro de nuestra región. Una afluencia de acero de bajo precio de terceros países pone en peligro esta capacidad.