Como se sabe el acero es más duro que el hierro y esto se debe, a la mezcla de hierro y carbono,  lo cual es una excelente aleación. Su dureza depende de la cantidad de carbono que se utilice, a mayor cantidad de carbono mayor dureza y diferente manera de ser manejado. La posibilidad de incrementar la dureza mayor o menor permite la fabricación de distintos tipos de placas.

El término  placa se utiliza habitualmente para productos que son más gruesos  y pesados que una hoja de metal y es plana. No hay un rango de dimensión preestablecido para la placa de metal, y no son fáciles de doblar  manualmente, es necesario utilizar herramientas especiales para cortarlas. Son distintos tipos de placas de acero pesadas las que se fabrican y tienen una gran variedad de usos, para diversos productos  y en la construcción. Para fabricar una placa de acero pesado, el mineral de hierro se extrae de fuentes subterráneas en muchos lugares en el mundo, y de minas.

En las fundidoras el mineral se  funde a altas temperaturas, posteriormente se vacía  en moldes y se aplana, se comprime al punto de darle forma de lámina, lo extruyen, para hacer hojas de varios tamaños. Las hojas pasan a  través de rodillos para aplanarse, y después pasan a los aparatos de corte para obtener la extensión deseada. Las placas de acero son “templadas” al mojarlas en agua  fría para endurecerlas, y debe ser lo más rápido posible, así se enfría el acero.

Las placas de acero tienen distintas formas, calibres y tamaños. Son de acero frío o caliente, se conocen como “acero al carbono”, o de una diversidad de aleaciones de acero.

Si el acero se mezcla con cromo, obtenemos placas de acero inoxidable, con alto nivel de resistencia a la corrosión, y un un acabado muy especial. Las placas de acero  además pueden ser galvanizadas, con un revestimiento de zinc o níquel, incrementando la fuerza y la resistencia del material. Hay  aleaciones con otros metales, como el cobre o estaño, al sumarse al acero se crean  otra variedad de placa de acero.

Al  evaluar el tipo de placa de acero pesado, se debe  tener en cuenta factores tales como la resistencia a la corrosión, el material de aleación, el espesor y las dimensiones.

Los constructores buscan características como “soldabilidad”, el  cliente quiere conocer la dificultad o facilidad de soldar ese tipo de aleación. Se debe  probar la fuerza y el calibre para conocer su resistencia a la carga de cada hoja, además la facilidad de trozar o doblarlas. Es útil evidenciar la temperatura nominal de cada tipo, que ofrece el fabricante y que permite a los compradores  conocer los rangos máximo y mínimo a los que el acero se puede exponer de forma confiable.

Las placas  de acero son fabricadas principalmente bajo la norma ASTM A36. La placa es usada para aplicaciones estructurales, como El arco de T. Louis  cerca del río Misisipi en EU, fue construido en hormigón armado y fibra de carbono para aligerar su peso, su estructura está  revestida con placas de acero inoxidable.

 

 

Las placas de acero inoxidable resistentes al calor,  son parte de los aceros austeníticos, esta familia de aceros se obtiene adicionando elementos formadores de austenita, tales como níquel, manganeso y nitrógeno, que los hacen muy resistentes a incrustaciones y permiten tener  gran resistencia a altas temperaturas. Posee otros atributos: Un alto nivel de anti corrosión lo que se logra por su exposición a altas temperaturas, y por ello no hay riesgo de fractura ante la exposición a niveles altos de  temperaturas, y posee maquinabilidad lo que le permite ser mecanizados y ser cortados con segueta o con máquina de corte con relativa facilidad. Y además no presentan magnetismo.

Esta familia de productos también puede contener algunos elementos como aluminio, cobre, niobio, molibdeno, silicio y titanio,  siendo estos unos de los elementos más utilizados para añadirles características especiales.

Los buenos aceros inoxidables tienen la siguiente composición química 8% de níquel y 18% de cromo, estos elementos ayudan a que estos aceros eleven su resistencia a la corrosión y se puedan utilizar a altas temperaturas.

De las  placas inoxidables de acero de la serie 300 son las más importantes debido a que presenta características superiores a otros materiales. Son  utilizadas en equipos para la refinación de aceites, ollas para calentamiento de aceites, hornos, equipos de procesos de alimentos, instrumentos quirúrgicos, vagones, automóviles, etc.

La placa de acero  es usada en trabajos  estructurales donde la superficie no es tan importante, la placa de acero es utilizada también y principalmente para la fabricación de tubos, en la industria de la construcción y de la transformación.