Una tubería es un conducto que sirve para  transportar agua u otros fluidos. Se fabrican con materiales muy diversos, entre los cuales está el acero. También sirven para transportar materiales que sin ser  propiamente fluidos, se adecuan, como el hormigón, el cemento, los cereales, documentos encapsulados, etc. Hay una gran variedad de tubos de acero, lo que hace difícil poder clasificarlos, sin embargo podemos comprender mejor lo que son si nos remitimos a los procesos para su fabricación, y después revisar sus principales usos.

 

 

Para fabricar los tubos de acero hay tres procedimientos principales

 

  1. El acero estirado o  sin soldadura. El tubo de acero se calienta en un horno antes de ser extruído. Más adelante durante el proceso se introduce la pieza dentro de un dado cilíndrico para realizar el agujero de la tubería de acero con un penetrador. Estos tubos de acero se utilizan para contener la presión gracias a su homogeneidad. Este tipo de fabricación es la más común y la más comercial.
  2. Tubos de acero realizados con costura longitudinal. Consiste en el plegado de una chapa de dicho material sobre sí misma, obteniendo como resultado final la tubería de acero. La soldadura se realiza a través de toda su generatriz y es el punto más débil de la tubería, marcando el valor máximo de la tensión admisible de la misma.
  3. Soldadura helicoidal o en espiral. El procedimiento es similar al explicado anteriormente, salvo que la soldadura en lugar de realizarse en su generatriz, es realizada recorriendo la tubería como si fuera una rosca.

 

 

Usos de las tuberías de acero

Se solía encontrar el mayor uso de tuberías de acero era en la industria de la construcción. Se usaban para el abastecimientos de aguas, los desagües, el suministro de gas y para la calefacción. Con la aparición de los polímeros, sobre todo el Polietileno (PE) y el Policloruro de Vinilo (PVC), las tuberías de acero están quedando en desuso para este tipo de aplicaciones debido a que cuenta con un peso mayor y una mayor dificultad para su adaptabilidad en obra. Además uno de los principales problemas que tienen las tuberías de acero es la corrosión. Este problema se produce por el contacto de las partículas del hierro con el ambiente, haciendo que la vida útil de las tuberías sea muy reducido y sea necesario cambiarlas a los pocos años de haber sido instaladas. Esa es la razón por la cual habiendo surgido los materiales plásticos, el uso de las tuberías de acero ha descendido.  

 

 

 

Sin embargo ese problema se ha venido resolviendo con varios tipos de acero que son resistentes a la corrosión.

  • Tubos de acero galvanizado. Estos tuberías se fabrican siguiendo alguno de los tres procesos anteriores, posteriormente son galvanizados, tanto interior como exterior, para protegerlos, estas tuberías se utilizan en la conducción de agua, gases y  aceites.
  • Tubos de acero inoxidable. Utilizados en la industria petroquímica, en refinerías, centrales nucleares, y el gas natural licuado, debido a que presenta una  mayor resistencia con respecto a otro tipo de tuberías y con un espesor inferior.
  • Tuberías de acero aleado. Son una combinación química, en diferentes proporciones, lo cual permite mejorar sus atributos mecánicos. Sus principales usos son en las centrales térmicas nucleares, la industria petroquímica, las refinerías, para herramientas utilizadas en la minerías y pozos petrolíferos y las conducciones a baja temperatura.
  • Tuberías de acero al carbono. Siendo su mercado principal las plataformas petrolíferas, Onshore y Offshore, para conducciones a altas presiones, y  a bajas temperaturas, y en tuberías para calderas.