Es indudable que la humanidad necesita del acero, más que importante es fundamental. La siderurgia es la ciencia que trata del hierro y sus derivados, de los cuales es difícil hoy en día prescindir,  en realidad lo es desde hace mucho tiempo. Va de los cubiertos que tenemos en casa, las herramientas de un mecánico, o el instrumental médico, hasta estructuras metálicas industriales, miles de kilómetros de tuberías, barcos de miles de toneladas, aviones, trenes, coches, y un gran etcétera. 

Cuando de acero se trata no es práctico limitarse a hablar de metalurgia,  la ciencia de todos los metales, nos perdemos. Cuando decimos Siderurgia nos debemos a su importancia en la economía de los países, sea productor o no, es por lo tanto una  industria estratégica.

En México 

Impulsar  el desarrollo industrial significa lograr una industria siderúrgica competitiva, que pueda ofrecer sus productos a nuestra industria metalmecánica para que esta, a su vez, pueda competir con ventaja en el exterior. Tanto el gobierno como la iniciativa privada deben en conjunto trabajar eficientemente para el desarrollo y competitividad del sector industrial que con su alto valor agregado es muy importante para la economía del país. 

La siderurgia mexicana  en los años 90 con su crisis, tuvo un decaimiento en su avance y su industrialización por lo que dejó de ser la industria más importante de nuestro país, pero sin perder la importancia que tuvo por mucho años. 

Es importante hacer notar que la Industria siderúrgica utiliza otros elementos que ayudan a mejorar las propiedades del Acero dependiendo de la aleación que se desea obtener, tales como el manganeso, níquel, cromo, etc. Entre los principales productos que produce la Industria siderúrgica podemos anotar la planchas de hierro, platinas, barras de diferentes geometrías y secciones, alambrón, fleje metálico, perfiles de acero tipo L, T IPN, IPE, HE, UPN, L, LD, T, malla electrosoldadas, alambre trefilado, varillas de acero corrugada, columnas prefabricadas, así como en algunos casos la palanquilla que si bien es un producto intermedio es muy común su comercialización, al grado que algunas Industrias Siderúrgicas la producen casi exclusivamente.

La industria siderúrgica mexicana atraviesa por un momento difícil, complejo, que pone en riesgo su crecimiento y desarrollo, tiene que enfrentar la crisis mundial generada por la sobreproducción de acero. Por fortuna 05 de Noviembre pasado se informó que después de negociaciones entre México y Estados Unidos sobre los aranceles al acero y aluminio impuestos por este país al acero mexicano, bajo la Sección 232, se llegó a un acuerdo beneficioso para ambas partes ya que se cancelan dichos aranceles, quedando sin cuotas el acero y el aluminio de nuestro país. De esta manera se restauró el intercambio comercial libre de aranceles para estos productos

En los primeros meses de aplicación de dicha medida, la cual entró en vigor el 1 de junio de 2018, las exportaciones de acero de México hacia EU cayeron en promedio 30%, mientras que las de EU a nuestro país se han mantenido y en algunos casos han crecido, incrementando el déficit de dos billones de dólares que México tiene con EU en el sector acero.

Quedará excluido de la imposición de aranceles en contra de las importaciones estadounidenses de:

  1. Laminaciones de núcleos apilados para incorporación en transformadores
  2. Núcleos apilados para incorporación en transformadores
  3. Núcleos enrollados para incorporación en transformadores
  4. Transformadores eléctricos
  5. Reguladores de transformadores fabricados con acero eléctrico de grano orientado (GOES, por sus siglas en inglés).

      De esta manera, se evita la imposición de aranceles a más de 1,200 millones de dólares de exportaciones mexicanas de dichos productos y se da certidumbre a la industria manufacturera de nuestro país.  Este acuerdo incluye un esquema de monitoreo a las exportaciones de estos productos a Estados Unidos para evitar su triangulación, mismo que entrará en vigor a partir del último trimestre de 2020.